#RecuperarLaSolidaridad: Nuestro reto ahora es Nicaragua.

¿Qué está pasando?

A 11 de junio, la Organización Mundial de la Salud informa que en la región de Latinoamérica y el Caribe ya hay más 3.415.174 de casos confirmados de COVID19 y más de 50.000 muertos. Sin embargo, Nicaragua es uno de los pocos países que no ha implementado medidas para tratar de frenar la expansión de la pandemia, al contrario que el resto de países de Centroamérica. El país no ha cerrado fronteras, paralizado su actividad ni obligado a los ciudadanos permanecer en sus domicilios. Nicaragua es el único país del mundo que no solo no ha cerrado los colegios y universidades sino que además se anima a los padres de alumnos para que acudan a clases, sin apoyos ni medidas de prevención y seguridad.

La falta de medidas en Nicaragua para frenar la pandemia ha sido criticada por multitud de organismos internacionales, como la Organización Panamericana de la Salud, Human Rights Watch, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Sin embargo, la epidemia continúa creciendo en el país, aunque no se reportan oficialmente casos. La preocupación y el miedo aumentan considerablemente en un país sin medidas preventivas de aislamiento social y con un sistema de salud muy débil y fragmentado, en dónde no se garantiza el derecho a la salud de manera universal. Esta situación ya está afectando a los grupos de población más vulnerables.

 

¿Qué estamos haciendo?

En FISC llevamos trabajando en Nicaragua desde el año 1998. El trabajo que realizamos en el país lo hacemos de la mano de la organización local Redes de Solidaridad y tenemos a dos técnicos desplazados allí, desde el inicio del proyecto, prestando apoyo a todas las actividades que se llevan a cabo en el país. Redes de Solidaridad es una organización nicaragüense sin ánimo de lucro, fundada por la Compañía de María en Nicaragua para apoyar el desarrollo del barrio Nueva Vida, una de las comunidades con mayores problemas de pobreza, marginalidad, inseguridad y violencia de la zona.

Redes de Solidaridad lleva trabajando en Nicaragua desde hace más de 20 años. En estos momentos se están desarrollando varios proyectos importantísimos para que la población de Nueva Vida tenga mejores condiciones de vida, en un barrio en el que la actividad económica se centra en buscar basura en el vertedero que está a escasos metros del recinto de Redes de Solidaridad. Las tres grandes líneas de acción que estamos desarrollando son: El Centro Escolar, el Dispensario Médico y el Área Psicosocial.

La situación que se está viviendo en el país ya ha afectado a los proyectos que desarrollan, llegando a poner en peligro su viabilidad y sostenibilidad. Por ello, tenemos que actuar de manera urgente.

Tenemos que seguir dando respuesta a las necesidades más básicas como la educación, elementos de higiene, atención médica y psicológica. En toda esta crisis, debemos seguir apoyando las necesidades de esta población tan vulnerable sin dejar a nadie atrás.

Necesitamos garantizar las medidas de protección y seguridad necesarias para prevenir el riesgo de transmisión de coronavirus y a la vezsensibilizar a la población del barrio Nueva Vida sobre medidas básicas de prevención.

Como FISC, el compromiso con los colectivos más vulnerables es nuestra razón de ser y en estos momentos Nicaragua nos necesita más que nunca.

 

¡Ayúdanos a mantener abierto el Dispensario de salud y el centro escolar en Nueva Vida!

 

https://www.fisc-ongd.org/recuperar-la-solidaridad-nuestro-reto-ahora-es-nicaragua/