Historia del Centro

Índice del artículo

DIRECCIÓN ESPIRITUAL DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS

El Instituto fundado por San Ignacio de Loyola había servido de modelo a la Compañía de María y ambas instituciones religiosas tenían las mismas Constituciones. Sin embargo, los Jesuitas, que se hacían presentes en muchas ciudades de España,  no tenían Casa en Almería y las religiosas de la Compañía de Almería se veían obligadas a pedir al Superior de los Jesuitas de Málaga  que les enviase a un miembro del Instituto al Convento para la renovación de los votos que se hacían dos veces al año ante la dirección espiritual de la Compañía de Jesús.

 

TRASLADO DE LA CAPILLA PROVISIONAL

Como hemos indicado, la primera Capilla pública y provisional se inauguró el mismo día 1 de Mayo de 1886: en ella cabían apenas  cincuenta personas en la parte exterior y, en la que dividía la reja, para religiosas y niñas se podían colocar treinta. Al principio no había problemas, pero con el paso del tiempo aumentaba el número de niñas y participaban cada vez más las familias y amigas que asistían con frecuencia a la Capilla tanto para oir Misa como para otras funciones religiosas. El problema del espacio era acuciante, pero como no había dinero para terminar la Iglesia se habilitó un gran salón que utilizaban las niñas externas. Las dimensiones eran suficientemente amplias y regulares e incluso estéticamente no estaba mal. Así, se transformaría en Capilla abriendo una puerta exterior para que pudiese entrar la gente y, entre otras modificaciones menores, se colocaron las rejas que separaban el Coro para las religiosas y niñas. Se inauguró el 16 de Agosto de 1891, siendo el ministro celebrante el Padre Manuel de Jesús Martínez (Compañía de Jesús) que el día anterior había terminado de dar a las monjas los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. En el altar colocaron una preciosa estatua del Sagrado Corazón de Jesús, de tamaño natural, actitud agradable y mirada dulce. Procedía de un taller de Alemania y fue un regalo de una de las novicias. La imagen inspiró tal devoción que el Obispo, Santos Zárate Martínez, pensó en fundar un Centro del Apostolado de la Oración y así se hizo.